La formación después de la Universidad

Muchos estudiantes piensan que una vez que salen por las puertas de su facultad, no tendrán que volver a coger nunca más un libro o a sacar unos apuntes de una clase. Siento decepcionarlos. Lástima.

Y es que la realidad se impone cruelmente y pesa como una gran losa frente a lo que nos contaron cuando nos dijeron que estudiáramos en la Universidad: "Si vas a la Universidad, tendrás un buen trabajo en el futuro".

La estafa de estudiar oposiciones

Foto vía: expansion.com
¡Quiero ser funcionario!

Desde que una persona tiene ese deseo, hasta que finalmente consigue ser nombrado como tal, la odisea que pasará no se la puede llegar a imaginar ni de lejos.

La imagen brillante que nos han vendido siempre de lo que es ser funcionario público es una estafa. Espero que me creáis. Esto no es una broma.

Ahora intentan dar marcha atrás sobre sus pasos, pero desde siempre, se nos ha inculcado que tener un trabajo fijo es la única opción para tener una calidad de vida adecuada y que la mejor forma era en la Administración. Siento decir desde aquí que no es así y además, no te han explicado bien cómo es el camino.

Ojo, no quiero quitarte las ganas de estudiar, al revés, necesito que seas consciente de la aventura y del riesgo que tiene entrar en este juego, en esta estafa.

Incertidumbre

Esto es sólo para ti. Disfrútalo como cuando nos quedamos los 2 solos y nos juntamos para hacer de las nuestras. Que nada ni nadie estropee este momento, al igual que nada ni nadie estropea cuando nos miramos, nos olemos y nos sentimos.

Cada vez que estoy contigo, todo se paraliza, me paralizas.

Las dudas se unen con las certezas y aunque no llegan a un acuerdo, el momento de verte hace que todo cambie. Haces que mi mundo gire a tu alrededor y pierda la cabeza, pues no me permites dar un paso sobre seguro ya que en mi estómago se mueven mariposas cada vez que pienso en ti o cuando nos vemos. Pero donde más daño haces es en mi cabeza, provocas la alteración de todas y cada una de mis neuronas y entonces, soy incapaz de moverme fuera de tu círculo de influencia sobre mi. 

En cambio contigo, sí que me muevo, haces que me mueva, aunque esté cansado, haces que mis sentimientos y mi pensamiento no paren de moverse de un lado para otro, revolotean al igual que esas mariposas que vuelan un poco más abajo. Revolotean dando golpes contra las paredes de mi cabeza y la razón eres tu.

Ya no se si soy yo el que está dentro de ti cuando nos vemos o estás tu dentro de mi, sólo se que cuando nuestros cuerpos y nuestras almas se unen, se produce un estallido que provoca un millón de sentimientos que van y vienen como tu a verme.

El placer se encuentra de cara con el dolor. La sonrisa se encuentra de cara con la mueca de la espera hasta la próxima vez. Cuando me das la espalda y me estás mirando. Cuando me haces sudar. Me arañas, me atrapas. La locura se desata en cualquier lugar donde nos encontremos. La sensación de riesgo es quizás la más inquietante y hace que cuando todo sale finalmente bien, se disfrute el doble. Si no, recuerda cuando viniste a visitarme a aquella habitación, o lo que ha ocurrido hoy.

Si me rozas, me tambaleo. Si me tocas, me muero.

Cuando me tomas, soy sólo para ti, y no hay forma de escapar a tus encantos. No deseo tampoco hacerlo. Y cuando te alejas, en realidad la sensación de haber pasado ese tiempo contigo me reconforta de una manera indescriptible, sin conclusiones, esperando ansioso la próxima vez.

¿Sabes una cosa? 

Me vuelves loco.

Mi cumpleaños

Así celebro mi cumpleaños. De la misma manera celebré el día de mi santo "San Juan". 

No deseadme suerte, ya sé que el aliento y todo el ánimo del mundo los tengo de vuestra parte. Me serviría con que en vuestros pequeños ámbitos de influencia hicierais un esfuerzo por no ser tan corruptos como los que provocan que muchos otros, sea o no su cumpleaños, estén hoy estudiando con la mayor de las incertidumbres.

Ni soy el primero ni soy el único al que le pasa esto, que al fin y al cabo es casualidad. Lo que duele no es estar así el día en que cumplamos años, no. Lo que duele y de verdad, es la causa por la que muchos estamos así.

Deja de quejarte de una vez

¿Sabes que el año pasado hubo más de 60 MILLONES de refugiados en el mundo? Más que en la II Guerra Mundial. 60 millones de personas como tu y como yo que tuvieron que dejar TODO atrás, sus casas, sus familias, sus vidas, para ir a otro lugar buscando solamente sobrevivir.

Es muy triste que no nos importe al resto de la sociedad, si es que nos merecemos ese nombre.

Mientras, nos quejamos porque tenemos problemas para encontrar una camiseta bonita para el verano, porque nuestro teléfono se nos estropea o porque nos quedamos sin Internet durante un par de horas. Una queja desde el sofá de nuestra casa con la espalda bien apoyada, claro.